Esta web inserta cookies propias para facilitar tu navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies | Aceptar
El paraíso de la carne

Con su sola presencia se nos cae la baba. Si es que está para comérsela... ¡Literalmente! Este cuerpazo, objeto del deseo del más pintado, pertenece a la espectacular res tudanca que hace las delicias de nuestra parroquia. Así, Úniko Delicatessen, tu Tienda Gourmet de Torrelavega, te ofrece degustar un género sin igual procedente de La Granja La Fuente Santa. Una explotación agrícola y ganadera, ubicada en el barrio Trasvía de Comillas, dedicada tanto a la cría como al cebo de ganado ovino, bobino y caprino, amén de porcino y caballar, desde su exitosa llegada al mundo agropecuario allá por el año 2019. ¡Todo un acierto, sin duda!

No en vano, Cantabria cuenta, para muchos, con “la mejor carne del mundo”, según aseguran sus incondicionales. De hecho, la región se decanta por las razas puras. Es decir, Tudanca, Monchina y Asturiana; sin olvidar la Pardo Alpina y la Limusina, así como sus cruces. A la lista, se suman, asimismo, la Charolesa, Pirenaica, Blonda de Aquitania y Fleckvieh. Y, como no podía ser de otro modo, la apuesta por nuestra Indicación Geográfica Protegida (IGP), como seña de identidad y esmero, es firme en todo el proceso de producción, desde el campo hasta la mesa. 

En este sentido, los animales maman de sus madres un mínimo de tres meses y, luego, la mitad de su alimentación procede de forrajes autóctonos, pues las reses aún suben al monte a pacer, según mandan los cánones, en pastos extraordinarios enclavados en un entorno natural incomparable. Y, claro está, en esta misma línea, el resto de necesidades nutricionales de los ejemplares se cubren a través de productos avalados por nuestro sello de calidad. 

DEL ROJO AL ROSA
De esta guisa, los paladares más exigentes encontrarán el condumio ideal en Úniko Delicatessen, tu mercado torrelaveguense de confianza, ya sea en forma de ternera, sacrificada antes de cumplir un año de vida, lo que le confiere un color rosado, el añojo, comprendido entre los 12 y 24 meses y, cómo no, la novilla, con una edad que oscila entre los 2 y 4 años, característica por su pintona tonalidad encarnada. Si aceptas un consejo, date una vuelta por nuestro establecimiento y decide en primera persona qué bocado te regalará un momento único en compañía de los tuyos. ¿A qué esperas para comprobarlo?