Esta web inserta cookies propias para facilitar tu navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies | Aceptar
Degustación de Vallucas en Úniko

"Sanas, sanas y artesanas". Así juzgaron los asistentes la sabrosa degustación de las nuevas Patatas Fritas Vallucas, con sabor a huevo frito, recién celebrada en Úniko Delicatessen, tu Tienda Gourmet de Torrelavega. El encuentro tuvo como maestros de ceremonias a los encargados del negocio Iñaki Herrero y Javi Martín. "Nuestros clientes y amigos recibieron con los brazos abiertos este fantástico Producto de Cantabria, procedente de un cultivo controlado en origen desde la semilla, que hizo las delicias del personal", concluyeron. De hecho, es de sobra conocido que los reputados tubérculos de Valderredible son canela en rama. 

Una fama bien merecida, pues, por altitud y microclima, este valle cántabro proporciona las condiciones óptimas para su plantación. Es más, se siembra tarde, en mayo, para recolectar las viandas en otoño. De este modo, las altas temperaturas del entorno en dichos meses contribuyen, inexorablemente, a que la cosecha sea abundante y de calidad. Para muestra, un botón, ya que de 75 hectáreas se sacan 380.000 kilos cada año. ¡Una cantidad de campeonato! Pero, ¿cómo saber si son, según dicen, las “mejores papas del mundo”? No hay más que mirar su color amarillento y su firme textura que mantiene su consistencia tanto frita como cocida. 

Los agricultores que viven de ello formaron la Cooperativa Valdevelilla cuando corría el 2002, porque, aseguran, la variedad agria soporta mejor las enfermedades y el almacenamiento a temperatura ambiente durante todo el año. No en vano, estos avezados productores se rigen por el exigente Sello de Calidad de Cantabria que, por ejemplo, no permite lavar estos alimentos que llegan a la fábrica de Vallucas con un leve manto de tierra. ¡Su aspecto más natural!

Aquí, en Villanueva de la Nía, un pequeño pueblo con menos de 100 habitantes en el corazón de Valderredible, tiene su centro de operaciones el gerente de la factoría David Fernández. “Les llamo, me traen las patatas y no necesito ni almacenarlas, porque están a menos de un minuto”, explica el empresario ufano por haber dado, finalmente, con la fórmula del éxito. Resultado surgido tras haber madurado la idea empresarial durante siete años, antes de emplear una tonelada de tubérculos y otra más de aceite hasta lograr “recuperar el sabor y la estética del envase de las patatas de churrería de toda la vida”. Hechos probados para una cuidada selección de la hostelería regional que, durante una cata a ciegas, consensuó que Vallucas fue la única marca que “sabía a patata”. 

LAS MUJERES DE LA COMARCA
Todo un orgullo para su promotor quien también se las ingenió para dar con un óleo que, únicamente, cumpliese su función de freír sin resultar molesto en el paladar. Su apuesta fue por la opción más saludable posible. “Usamos un aceite de girasol alto oleico, que es más caro que el que utilizan otras compañías, pero que tiene más omega 9 y conserva el 80% de sus propiedades a pesar de aplicarle calor”. Es más, la clave para que las Vallucas, gentilicio de las mujeres de la comarca de Valderredible, estén extracrujientes pasa por un corte muy fino, previo a su fritura a 96 grados durante cinco minutos. De esta guisa, la patata absorbe el aceite durante la fritura hasta suponer un tercio del peso total en cada uno de los chips. Un gusto tan intenso que apenas añaden una pizca de sal marina. ¡Acércate a nuestro espacio Gourmet y compruébalo!